Te compartimos 3 de las bebidas más refrescantes para este verano. Con estas recetas podrás prepararlas cuando lo desees y disfrutarlas con quien gustes.

Limonada de sandía y menta

Una gran opción para las personas que buscan un sabor refrescante y dulce.

Ingredientes: 1 kilo de sandía, 20 hojas de menta fresca, dos cucharadas de azúcar morena, jugo de 3 limones, un litro de agua y mucho hielo.

Preparación: Pelar la sandía y retirarle las semillas. Luego la cortamos en trozos y reservamos. Enjuagamos ahora las hojas de menta y las machacamos en una jarra con el azúcar. Ahora vamos a poner la sandía en el vaso de la licuadora junto con el agua y el jugo de los limones. Licuamos bien hasta que tengamos un líquido homogéneo. Vaciamos esta preparación en la jarra que contiene el azúcar y la menta machacada. Finalmente agregamos un puñado de hielo y revolvemos bien. Dejamos en refrigeración una hora antes de servir.

Limonada de piña

Un sabor tropical que te encantará desde el primer momento. ¡Comencemos!

Ingredientes para 1 litro: 1 piña de tamaño medio, 30 ml de zumo de limón, 1 trocito de jengibre fresco, 1 litro de agua con gas, estevia o azúcar al gusto.

Preparación: Pelar la piña retirando toda la corteza, procurando conservar los jugos que pueda soltar. Trocear. Pelar y picar el jengibre. Exprimir el zumo de limón. Colocar todos los ingredientes en el vaso de una batidora o licuadora. Triturar bien hasta que quede una mezcla homogénea sin grumos. Probar el punto de dulzor y ajustar la cantidad de estevia o azúcar. Pasar por un colador si deseas una bebida totalmente limpia. Trasladar a una jarra y dejar enfriar en la nevera. Servir con hielo al gusto.

Limonada de frambuesas

¿Amante de los frutos rojos? Esta bebida es perfecta para ti.

Ingredientes: 150 g de frambuesas (frescas o congeladas), 1 litro de agua fría, 2 limones sin pelar cortados en cuartos, 2 ramitas de hojas de hierbabuena, 4 cucharadas de azúcar y 8 o 10 cubitos de hielo.

Preparación: Trituramos las frambuesas. Añadimos medio litro de agua, los limones y el azúcar y volvemos a triturar. Probamos cómo está de azúcar y si es necesario añadimos una cucharada más, dependiendo de tu gusto. Colamos la limonada y la ponemos en una jarra. Añadimos los cubitos de hielo y las hojas de hierbabuena y servimos.

¡Todo listo! Ahora solo queda poner a prueba tus habilidades al preparar estas deliciosas bebidas y ya podrás compartirlas con tus amigos y familiares.